TEMA 1: LA MÚSICA Y LA DANZA EN LA EDAD MEDIA: EL CANTO GREGORIANO, EL MOVIMIENTO TROVADORESCO Y LAS DANZAS MEDIEVALES:

Tema 1. La Edad Media..pdf
Documento Adobe Acrobat 549.4 KB

 

 

TEMA 1: LA MÚSICA Y LA DANZA EN LA EDAD MEDIA: EL CANTO GREGORIANO, EL MOVIMIENTO TROVADORESCO Y LAS DANZAS MEDIAVALES:

 

MÚSICA RELIGIOSA: Canto Gregoriano.

1.       Características:

La palabra es el elemento más importante ya que el ritmo dependerá de la palabra.

La finalidad del canto gregoriano será la alabanza religiosa. Para los monjes gregorianos no será una simple forma de canto, sino que será una forma de rezar cantando. Generalmente era cantado por hombre, pero tenemos constancia de registros de canto gregoriano cantado por mujeres (monjas). Aunque siempre por separado.

Musicalmente son cantos con un ámbito o extensión melódica muy reducida y con intervalos conjunto, siendo poco habitual los intervalos por saltos. Sus melodías están basadas en una serie de modo (PROTUS, DEUTERUS, TRITUS Y TRETARDUS)

 

2.       Organización: Podemos clasificar l canto Gregoriano en función a varios aspectos:

a.       Cronología:

                                                               i.      Anual: En función del calendario litúrgico, determinados cantos eran modificados. Podemos encontrar varios momentos litúrgicos definidos:

1.       Propio de tiempo: Basado en los episodios de la vida de cristo (Navidad, Semana Santa…).

2.       Propio de los santos.

Cabría indicar que otros cantos eran fijos en la liturgia, no viéndose afectados por estas cronologías concretas. Estos cantos son el Gloria, Credo, Agnus dei…

 

                                                             ii.      Semanal: Para los judíos el primer día de la semana era el domingo. Constantino lo proclama día festivo en el año 313.

 

                                                            iii.      Diaria: En los monasterios los monjes rezan diariamente en unas horas concretas todos los días: Maitines, Laudes, prima, tercia, sexta, nona, vísperas completas y nocturno.

 

b.      Procedencia de sus textos:

                                                               i.      Bíblicos

                                                             ii.      No bíblicos

                                                            iii.      Prosa: Van a encontrarse en prosa las lecciones del oficio, episodios y evangelio de la misa.

                                                           iv.      Poéticos: Salmos y cánticos.

 

c.       Según su interpretación:

                                                               i.      Antifonal: El coro se divide en dos grupos y se van alternando. La alternancia de estos coros va indicada en la partitura mediante un asterisco (*).

                                                             ii.      Responsorial: En primer lugar entra un solista  y a continuación el resto del coro.

                                                            iii.      Directos: En este caso canta solo el diácono.

 

d.      Según su escritura (relación música/texto):

                                                               i.      Silábicos: a nota por sílaba en la mayor parte del canto. Los cantos con textos más extensos suelen ser más silábicos para evitar prolongar en exceso su interpretación.

                                                             ii.      Neumáticos: varias notas por sílabas.

                                                            iii.      Melismáticos: Numerosas notas en cada sílaba. Por ejemplo encontramos el Aleluya. Al tener solamente en su texto la palabra “Aleluya” suele tener un melisma muy extenso.

 

3.       Evolución:

La aparición del canto gregoriano se sitúa en torno al siglo VIII. Su nacimiento se ubica en el reino franco, difundiéndose posteriormente por toda Europa. Se trata de una mezcla entre el canto romano antiguo que el Papa Gregorio I (siglo VI) insertó de forma obligatoria en los distintos reinos. Gregorio realizó una reforma en la iglesia católica basada en la unificación de la liturgia. La mezcla resultante de la inserción del canto romano (impuesto por Gregorio) y el rito existente en el reino Franco dará como resultado la creación espontánea y anónima del canto Gregoriano. 

En los siglos posteriores se difundió la errónea teoría de que el canto Gregoriano había sido escrito y compuesto por Gregorio I, el cual había sido inspirado por el Espíritu Santo. Es por ello, que los retratos de este Papa lo representan siendo

a.       La notación musical:

En un principio los monjes carecían de sistema de escritura. Tras varios intentos de traducir el sistema griego precedente, aparecen los primeros signos musicales. Estos signos eran poco precisos, no indicaban duración ni altura determinada. Estos que primeros bosquejos fueron denominados “Neumas” y aparecieron en el siglo IX, luego, durante un siglo los monjes debían memorizar los cantos, lo cual les suponía en torno a 10 años de aprendizaje.

En el siglo XI aparecen las primeras líneas indicativas de la altura (roja=fa y amarilla=do). En la segunda mitad del siglo aparecerán las otras dos líneas, conformando el “tetragrama”.

Entre el 992-1050, un monje llamado Guido D´Arezzo inventará, a través de un himno dedicado a San Juan bautista, el nombre de las notas musicales. Esas  notas fueron denominadas ut, re,mi, fa, sol, la. No fue hasta el año 1482,  Bartolomé Ramos de Pareja, cuando apareció la nota SI (Sancte Ioannes). Más adelante fue sustituida la sílaba UT por DO (Dominus).

b) Aparición de la polifonía:

Desde el comienzo de la Edad media hasta el siglo XII, la música culta fue monódica (una sola voz). Entre los siglos XII y XIII se produce el nacimiento de la polifonía (más de una voz). Este acontecimiento se dio en la catedral de Notredame, donde los organistas Leonin y su sucesor Perotin, comienzan a añadir a la voz principal del canto gregoriano, voces simultáneas de forma progresiva. Entre las fuentes escritas más significativas que constatan esta polifonía encontramos algunos libros como:

-          Micrologus, de Guido D´Arezzo.

-          Musica y Schola Enchiriadis.

-          Tropario de Winchester.

-          Ad organum faciendo de John Coton.

­­­                               A su vez podemos dividir el período de la polifonía en dos etapas:

 

1.       ARS ANTIQUA (XII-XIII): Leonín y Perotin.

2.       ARS NOVA (XIV): Philippe de Vitry, cuya obra titulada “Ars Nova”, añade por primera vez indicaciones rítimicas.

MÚSICA PROFANA: Trovadores, Troveros, juglares y Goliardos:

Trovadores: Poetas músicos que componen temas amorosos generalmente. La aparición de estos personajes en el sur de Francia, pudo deberse (según Hoppin) a la existencia de un período de paz y tranquilidad política. Pertenecían a clases sociales altas (han existido casos de reyes). Trovar significa “componer en verso”.  A pesar de que su transmisión musical era oral, también componían por escrito, lo cual ha permitido la conservación de numerosas fuentes. Algunos trovadores no eran intérpretes y sólo componían. En algunos casos la autoría de estas obras está indicada, pero en muchos otros no. La música trovadoresca incluye la instrumentación, a diferencia de la música religiosa.

 

Hubo tres etapas en la producción trovadoresca:

·         1ª etapa: Inicio hasta 1175.

·         2ª etapa: desarrollo: 1175-1220

·         3ª etapa: decadencia: 1220-1300

 

Las principales temáticas de estas composiciones serán:

·         Amorosa: Cansó.

·         De tipo moral: El sirventés.

·         Canciones del alba

·         Pastorelas: Caballero que encuentra una pastora y la requiere de amores.

·         Troveros: Son muy similares a los trovadores, pero se ubicaron en el Norte de Francia durante el siglo XII.

·         Juglares: Son una capa social más baja que los goliardos. Significa “malabarista”. Son acróbata es que hacen juegos de magia, malabares y mimo. Eran personas incultas que se limitaban a cantar lo que habían compuesto otras personas.

·         Excepciones:

 

o   Las cántigas de Santa María de Alfonso X “El sabio”: Canciones de alabanza a la Virgen María. A pesar de su temática aparentemente religiosa, se consideran profanas, ya que no son textos litúrgicos, están el galaico portugués e incluyen instrumentos musicales como acompañamiento. Datan del siglo XIII, y aunque comúnmente se atribuyen al rey Alfonso X, su labor real en ellas, fue de ordenación y recopilación (aunque se sabe que compuso varias de ellas).

 

o   El Carmina Burana: Se trata de otra excepción ya que es una obra profana a pesar de que se encuentra escrita en latín. La causa de esta peculiaridad es que debió ser escrita por estudiantes errantes o clérigos errantes denominados “Goliardos”. Estos goliardos habían dejado la vida religiosa y sus privilegios por sus críticas al clero. Estos textos fueron musicalizados por el compositor y pedagogo musical Carl Orff.